en
Home / It's Yoga Time / Yoga & Depression, a true story
YOGA THERAPY

Yoga & Depression, a true story

Daniela Calvo Sitges (Mexico)     Practitioner in Yoga Therapy

daniela

Daniela Naef has what it takes to face situations other yoga teachers would run from. She has a multidimensional understanding of a human being and her teaching skills allow her to welcome every type of needs, be it psychological or purely physiological. This article is now an example of how the situation of a young man changed through her programme of Yoga Therapy with the addition of a couple of other techniques. 

 

It started 9 months ago, when Sebastian had his first strong anxiety attack. It began with tachycardia, an inability to breathe and sweaty hands. He is taken by his parents to the hospital where they stabilise him. All ends, but the secret is with him.   He cannot tell his parents that this all started after smoking a “churro” after a party in order to go to sleep. It was Christmas holidays at home with his parents and he did not want to spoil this moment. A few days later he returns to Montpelier in France where he was studying.

It’s there when, one night at a party, another attack happens, but this time unbearable, even more intense than before. He tries to sleep, but can’t. He finally falls asleep, but wakes again, feeling fine for a few minutes, and suddenly the anxiety invades again. He ends up in hospital, where he calls his parents and confesses all. Even with prescription drugs, the anguish remains. It felt like a dream, the door had been opened to the crisis of anxiety, and when closed, confined a depression deep inside him. What was not a dream, was the lack of freedom to decide what to do.

The desire to learn French had vanished, and being at the University felt unsafe as the presence of a major upset invaded every moment. Appointments with a psychologist, a psychiatrist, worried and frightened parents, and a girlfriend demanding they spend time together, became his life.

The psychologist recommends he tries yoga. Sebastian finds himself in a class with women, learning breathing techniques and the art of relaxation, but this only serves to intensify his feelings of anxiety. The class environment is not for him. The practise of Yoga is definitely very wise, but in his situation, private classes are better suited. Through the Yoga approach, he would learn to reconnect with himself, strengthen his self-esteem and find value in every day. There would be someone to inspire him and accompany him on this journey of re-discovery, to teach him to be aware of present time and give value to it. It was explained to his parents that this was the first step in gaining control of your life. One has to be patient with this process, knowing that the new seeds of thought that have been planted, will slowly but surely continue to grow.

And this is how Sebastian came to me. Someone that felt impotent, insecure, desperate, confused and frightened. Someone who wanted to study a degree in administration, without really knowing why.

I needed him to take awareness of his body and not be led by his emotions only. By injecting a few drops of hope, I needed him to know that everything passes, and all is not completely lost. There must be logic in his actions.

Instead of focusing on the negative, of which he had been surrounded by over the last few months, he had to learn to use the philosophy of Yogi to strengthen himself and give value and recognition to his life. To know his strengths and interests, to understand what he believed in and what was important to him.

I used two exercises. I did a circle that had six spaces, with each space covering an area in his life that was important to him. And so I got to know him and was able to adapt my dialogue with him during asanas and physical practise.

I used all the positions that open the heart, the fourth chakra, to release endorphins without neglecting the fifth and sixth chakra (communication and instinct). The third chakra (speech) was already very strong, so I concentrated on the others. Breathing was key and he had to become aware of it. Key Brahamari in it’s process and ujjayi during practise. Twist to detoxify and balance the body, which in addition releases tension in the back, bringing oxygen to the brain and raising the mood. I needed him to discover ‘truth’ using shavasana to contribute, both physically and metaphorically in life. He experienced true peace on one occasion during asana.

We worked during an exercise to discover his values, what was important and what was in his mind ‘right and wrong’. This would guide future decision making. If I do this, what values would be put into play? Knowing our values gives us better clarity for future decision making. It is important to be at peace with the steps you decide to take, taking them with consciousness.

While doing these exercises, we did several ‘ visualisations’ through meditation. He was looking for positive feelings that he already knew or had experienced. I remember, with a smile in my heart, how on one occasion he experienced so many intense positive feelings, it made him uncomfortable. A return to feeling peace, communion, love and strength, was certainly very positive.

After a month and a half of working together, we started an eight week programme of obtaining full awareness. Sebastian said that he could not sit one minute to breathe even if he should sit quietly every day for at least ten minutes, as he was so eager to discover what this work would bring him. They were eight very rewarding, reflective weeks giving a change of perspective and how to react with one’s environment. The last week was particularly inspiring and liberating. I was extremely pleased.

I was conscious of how life’s demands and our thoughts limit us. We need to understand our reactions before we respond. Sebastian needed to be aware of what could trigger an anxiety attack. He learned to take the moments of anguish with curiosity and interest. To understand that the anguish was an intense stress and a reaction to something that mattered to him, something he considered important in his life and that it was your body/mind reacting as a defense system to protect you from the crisis. In this whole process he experienced depression from time to time, but with less intensity. This was a depression born from some trauma in his past.

Sebastian could not visit the memory he had experienced. Simply think of the place where it all happened, remembering two people, hearing a song. For this I worked with deep relaxation and a double dissociation. It was through this we managed to visit this memory again. Together, we reprogrammed the perception, the passing of the emotion to the conscience. There we changed the meaning of what had happened, without denying what had happened, making it a positive experience . Looking at it through a strong, more mature mind, with a clear idea – my strength is my determination to learn and my own personal growth. The enemy became a friend, and up till today he has suffered no further depression

After three and a half months of work, the confused person who came to me ended up being a person who felt an important sense of contribution in this world with a focus in helping others. He was someone who was conscious of his expansion as a human being, of his growth and ability to understand being in the present. Deep inside of me, I am convinced he will get better and better, it happens like that with people full of Light.

more to follow…

 

Sucedió 9 meses atrás, Sebastián tuvo su primera crisis de ansiedad fuerte… empezó con taquicardia, le faltaba el aire, le sudaban las manos – así que decide ir con sus papás, y acaba en el hospital donde controlan las cosas. Todo termina, pero el secreto queda con él. Sebastián no tiene el valor de decir que esto lo había desatado el fumar marihuana después de una fiesta, para irse a dormir. Estaba en vacaciones de navidad en su casa, y no quería echar a perder ese momento. Unos días después regresa a donde estaba estudiando, Montpelier, Francia.

Es en Francia, cuando una noche más de fiesta está en puerta, en la madrugada después de unos tragos y unas cuantas sustancias, la angustia lo invade, esta vez de forma insoportable. El malestar es más intenso y la espera a que todo pase hace de cada minuto una eternidad. Trata de dormir, no puede durante horas; finalmente lo logra… al despertar se siente bien, esto le crea un sentimiento de paz que dura solo 2 minutos, ya que la ansiedad lo invade de nuevo y termina en el hospital. Sebastián llama a sus papas y les confiesa todo. Francia era como un sueño, ahora está de regreso en México en su casa. Lo que no quedo como un sueño fue que incluso con los medicamentos recetados las crisis de angustia seguían, sumándole ahora que entre una y otra crisis, el miedo, la tristeza, pensamientos negativos y una sensación rara de casi no sentir su cuerpo lo dominaban. La depresión lo había invadido, encerrándolo en una realidad. El malestar lo acompañaba momento a momento. Todo esto le robaba la libertad de decidir qué hacer con su tiempo.

El anhelo de aprender francés se había esfumado, el proyecto de en unos meses comenzar la universidad ya no era seguro. Citas con una psicóloga, con un psiquiatra, los medicamentos citox y victan dos veces al día, padres preocupados/espantados, una novia exigente reclamando pasar tiempo juntos, se vuelven su vida.

La psicóloga le recomienda ir a yoga; su mamá lo lleva con su maestra a una clase colectiva y por discreción no previene a la misma. Sebastián, no puede respirar profundamente y menos relajarse como era indicado, la experiencia solo intensifica su ansiedad y no le dan ganas de regresar.

Cuando los papás hablan conmigo, les explico que la práctica de yoga es muy atinada, pero con un enfoque diferente. En su situación era necesario que se sintiera en confianza con su profesor(a) y que los cursos privados fueran más acertados, para lograr reconectar en conciencia y a su ritmo con él mismo, reforzando su auto-estima. Volver a dar sentido a sus días era necesario. Necesitaba a alguien que lo acompañara e inspirara, que lo hiciera re-descubrirse, tomar conciencia del gran valor de cada momento presente, formando una base para volver a ganar control y seguridad propia. Les sugerí que lo acompañaran con paciencia en este proceso, y que confiaran en que las nuevas semillas que se sembrarían irían creciendo de manera lenta pero con cimientos estables.

Así es como Sebastián llego conmigo. Enfrente de mí, tenía alguien que se sentía impotente, inseguro, desesperado, confundido, tenía miedo y pensaba que no recuperaría el valor de las cosas simples. Nada lo motivaba. Sebastián quería estudiar una licenciatura en Administración de empresas sin saber realmente porqué.

Necesitaba enseñarle a ver las cosas con discernimiento, hacerlo tomar conciencia de su cuerpo, que entendiera que sus emociones no eran todo el, de que todo es pasajero y nada se estanca, e inyectarle unas gotas de esperanza la cual había perdido por completo. Tenía que hacerlo reflexionar sobre la lógica en su discurso.

En vez de enfocarme en lo negativo, de esto ya tenía una buena dosis, me centre en lo positivo: reforzar sus fuerzas, darle valor y reconocimiento. Utilice varias técnicas para conocer sus fuerzas, sus intereses, lo que normalmente lo motivaba, que es en lo que creía y era importante para él.

Hicimos un círculo que partimos en 6 espacios, un mándala, el escogió el número, cada espacio cubría un área de lo que verdaderamente hasta ahora le era importante para su vida. Así comencé a conocerlo y pude personalizar más mi discurso durante la práctica física o las asanas.

Respecto a las asanas, utilice sobre todo posturas que abren el corazón, 4to chakra para liberar endorfinas sin olvidar el 5to y 6to chakra, comunicación e instinto. El 3er chakra estaba ya muy fuerte (físicamente hablando) así que me concentre sobre todo en los demás. La respiración era base, tomar conciencia de la misma. Brahamari clave en su proceso y ujjayi durante la práctica. Torsiones para desintoxicar y balancear el cuerpo. Además de liberar tensión en la espalda. Inversiones que oxigenan el cerebro y levantan el ánimo. Necesitaba lograr que descubriera el verdadero bien que shavasana le podía aportar; tanto físicamente como metafóricamente en la vida. Y lo descubrió, en una ocasión me mencionó que durante la misma había vivido, experimentado verdaderamente paz.

Trabajamos en un ejercicio para descubrir sus valores: ¿Qué contaba para él? ¿Qué le parecía que estaba bien o mal? ¿Por qué? Esto con el fin de tener herramientas guía para tomar decisiones futuras. Si hago esto… ¿qué valores pongo en juego? Conocer lo que nos es valioso nos da claridad y nos ayuda a seleccionar más acertadamente lo que va con nosotros. Da sentido a los pasos que decidimos tomar, ya que van más en acorde con lo que somos, y por tanto nos deshacemos de tensiones evitables y caminamos nuestra vida con mayor paz.

Utilice varias visualizaciones, “meditamos”. El buscaba, sentía y vivía sensaciones positivas que ya conocía o que creaba. Me acuerdo, como en una ocasión visualizó tantos momentos buenos, de manera tan vívida y con gran intensidad ¡qué tanto bienestar lo hizo sentir incomodo! Volver a sentir paz, comunión, amor, fuerza,… fue sin duda muy positivo. Estoy segura que estas visualizaciones o experiencias pusieron en marcha ciertas zonas del cerebro, que ¡era necesario reactivar!

El psiquiatra que lo atendía, sorprendido de su rápida mejoría y actitud, le pregunto ¿qué estaba haciendo? Lo veía muy bien y decidió comenzar a bajar las dosis de los medicamentos que les estaba administrando para dejarlas antes de lo planeado originalmente.

Mes y medio de trabajo había transcurrido cuando comenzamos con el programa de 8 semanas de Conciencia Plena. Sebastián, de decir que no podía sentarse 1 minuto a respirar, estaba listo y con ganas de descubrir lo que este trabajo le aportaría, aun si esto incluía sentarse mínimo 10 minutos en silencio durante las 8 semanas entre otras cosas. Fueron 8 semanas muy ricas, de mucha reflexión, cambio de perspectiva, de aprendizaje de cómo relacionarse diferente con el mismo y su entorno. La última semana fue liberadora, e inclusive inspiradora. ¡Acabo haciendo un salto mortal! después de haberlo querido hacer desde hace años.

Tomo conciencia sobre como ciertas afirmaciones a veces nos limitan, robándonos la oportunidad de descubrir otras formas. Tomo conciencia y fue más vigilante de sus pensamientos. Se entrenó en prevenir y abstenerse de ciertas reacciones, para mejor responder de otra forma. Conciencia de que elementos podían ser causantes de desatar una crisis de angustia. Aprendió a tomar con curiosidad e interés los momentos de angustia. Cuando supo que la angustia era un estrés, una defensa y protección que surgían como reacción de algo que consideraba importante, siempre en relación con su futuro, comenzaron a espaciarse, a perder fuerza y a acortarse.

A parte de la angustia, aunque cada vez con menor intensidad la sensación de depresión lo seguía visitando. Esta tristeza se relacionaba al evento vivido en el pasado que desato toda esta historia. Mi teoría fue que el incidente sucedido en Francia le había quedado como un trauma, lo que me llevó a pensar en las fobias. La situación se graba en nuestro cerebro emocional, sin que llegue al córtex cerebral donde concientizamos y analizamos las cosas.

Sebastián no podía siquiera visitar el recuerdo de esta noche de fiesta en Francia, sin que se incomodara. Imaginar su departamento, recordar a dos personas en particular, pensar en una canción específica, eran elementos simbólicos que disparaban su malestar. Así que trabajamos en una relajación profunda, parecido al trabajo de yoga-nidra pero con matices distintos. Durante la misma, lo guíe a verse a él mismo viendo todos estos elementos. De esta forma conseguimos visitar este momento de nuevo, varias veces y logre con su consentimiento reprogramar la percepción del mismo. Logramos dar otro significado a lo sucedido. Pudimos agradecer lo que esta experiencia le había aportado como positivo, convirtiéndose en una vivencia que lo hacía más fuerte, maduro y que puede recordar cómodamente. Hasta el día de hoy no ha regresado ningún momento de “blues”.

Después de 3 meses y medio de trabajo y de tener frente a mí a alguien confundido, Sebastián sabe que su misión como profesional y lo que le da sentido a su vida, es ayudar/servir a los otros, es cuidar su salud y la de los otros, y de esta forma es como quiere contribuir en la sociedad. Encontró una carrera que lo inspira y le da curiosidad descubrir: fisioterapia. El día de hoy está orgulloso de su crecimiento y de entender el poder que otorga ubicarse en el momento presente, sin juicio y con curiosidad. Toda esta experiencia le dio otro significado a como quiere seguir su futuro. Llega a la universidad seguro, sabiendo muy bien porque está ahí. Su fuerza es la determinación a aprender con un espíritu abierto, y sabe que es lo que al mismo tiempo lo que lo seguirá ayudando en su crecimiento personal.

Estoy segura desde mi corazón que le ira muy bien. Una vez más un placer de trabajar con alguien lleno de luz.

 

Daniela Calvo Sitges

He estudiado y trabajado en distintas áreas. Hice una carrera en comunicación y periodismo, muy enfocada en la psicología de masas y creación de documentales; un diplomado en restauración de arte; trabajé en una empresa de arquitectura y diseño de interiores; y tuve un café y un restaurante. Antes era prudente de a quien le contaba mi camino, ya que como leen he sido muy cambiante; no quería que me percibieran como alguien poco estable. Mis cambios fueron en general, más por circunstancias en mi vida las que me hacían tomar un rumbo diferente.

Cuando veo atrás, todos estos cambios me hicieron quien soy el día de hoy, permitiéndome entender más en detalle algunos de los distintos espacios que esta vida nos ofrece. En cada cambio, excepto el último, soltar no fue problema. Hoy agradezco haber hecho tantas cosas, y pasado por diversas experiencias y ambientes. Cada uno me aportó algo valioso, y en todos hubo algo maravilloso… seres humanos.

Lo que no solté desde hace ya 20 años fue la práctica de yoga. Desde que la descubrí ha sido mi rincón personal, donde me re-cargo, mi espacio espiritual, mi centro, y un espacio que me da una gran paz. Por esto, es que decidí compartir lo que para mí era tan valioso, reconectar sinceramente con el corazón donde sea que estemos en nuestras vidas, para encontrar un equilibrio. Siempre he visto el bien que nos hace a todos. Me gusta el acercamiento respetuoso como el yoga aborda al ser humano, y de esta forma me es importante acercarme a los otros. En mi camino me he tenido la suerte de haber encontrado maestros maravillosos. Siempre agradecida por estos grandes seres.

Por el momento, vine a mi país natal, México. Mi esposo y yo decidimos tomar un año y medio sabático después de haber residido en Suiza los últimos 7 años. Es en Suiza que estudié formalmente yoga para ser “maestra” y yoga-terapia. Pero al llegar a México, no pude no aceptar compartir con quien está interesado en lo que hago y en lo que creo. Es así como decidí trabajar con Sebastián, y ahora con otros dos jóvenes más.

 

 

 

 

About Web YOGA TV

Check Also

Om Factory…. in New York City – Destination of the Month

Om Factory has two locations in NYC, several studios in South Korea, and a newly opened …

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*